¿Cómo se reclama por las caídas en la vía pública?

Las pruebas para reclamar por una caida en la via publicaEn caso de que no acuda la Policía tendrá que ser usted mismo el que saque fotografías del lugar y recoger los nombres y teléfonos de los testigos de la caída. Su trabajo se enmarca principalmente en las siguientes áreas: Negligencias profesionales médicas Lesiones (agresiones, accidentes, laborales, … Toxicología Valoración de Daños Personales (Daño Corporal) derivados de los anteriores. Tomar fotos de los daños y de lo que los ocasionó. Caídas en la vía pública Desde este punto de partida, con carácter general los informes de asistencia sanitaria no acreditan la veracidad de las caídas sino la existencia de daños físicos. Cálculo de las correspondientes indemnizaciones, a cargo de un economista-actuario.

Y por último, otra parte de las peticiones recibidas fueron desestimadas porque el hecho denunciado resultaba responsabilidad directa de un tercero ajeno a la esfera administrativa. En relación a los gastos de traslado, debe señalarse que teniendo en consideración el carácter grave de las lesiones sufridas por la víctima —fractura de tibia y peroné bimaleolar de tobillo izquierdo.

¿Qué se puede reclamar?

¿Cómo reclamar?

¿Dónde presentar la reclamación?

En caso de denegar la reclamación, ¿se puede recurrir?

¿Qué procedimiento sigue el Ayuntamiento en estos casos?

¿Qué normativa contempla estos casos?

¿Qué se puede reclamar? Se podrá reclamar indemnización por daños provocados por mal estado del pavimento, socavones en vía pública, desprendimiento de tapas de alcantarillado, daños en acera por raíces de los árboles, caída de señales, desprendimiento de losetas, arquetas sin tapa, etc..

Por lo relatado y para evitarnos complicaciones, si alguna vez nos ocurre un suceso que encaje dentro de lo que pudiera determinar una responsabilidad patrimonial de la Administración, acudir en busca de una buena asesoría y representación jurídica nunca está demás. Su trabajo se enmarca principalmente en las siguientes áreas: Negligencias profesionales médicas Lesiones (agresiones, accidentes, laborales, … Toxicología Valoración de Daños Personales (Daño Corporal) derivados de los anteriores. Ámbito del caso: Contencioso administrativo. El Ayuntamiento admitió la indemnización solicitada.

Las denuncias se reparten “por toda la capital”, sin que desde Urbanismo hayan podido determinar un mayor número de reclamaciones de este tipo en una vía o barrio concreto. Así lo ha entendido este despacho de abogados en dictámenes anteriores y el Tribunal Superior de Justicia de Málaga, en su Sentencia de 1 de julio de 2013 al indicar que “el razonamiento expuesto en la instancia resulta compartido por este tribunal dado que en el momento en el que se produjo la caída el desperfecto resultaba plenamente visible, el lugar en el que se encontraba el desperfecto, una grieta que atraviesa la calzada, se encontraba, no en la acera, sino en la calzada, lugar no destinado para el tránsito de peatones, y la citada grieta tampoco se encontraba en una zona destinada al paso de peatones por ser un paso de cebra. al Ayuntamiento de Málaga en concepto de indemnización por los daños sufridos a consecuencia de una caída, caída que imputó al mal estado del acerado de la Avenida situada en el barrio de la capital andaluza.

Alcantarillas, acerado en mal estado, obras, vallas mal colocadas, son algunos de los elementos que pueden entorpecer el normal deambular de las personas por la calle, por lo que de producirse un daño, habrá que iniciar una reclamación patrimonial al Ayuntamiento responsable. Además, señala la jurisprudencia que la carga de probar la concurrencia de la fuerza mayor corre de cuenta de la Administración pues el carácter objetivo de la responsabilidad impone que la prueba de la concurrencia de acontecimientos de fuerza mayor o circunstancias demostrativas de la existencia de dolo o negligencia de la víctima suficiente para considerar roto el nexo de causalidad corresponda a la Administración, pues no sería objetiva aquélla responsabilidad que exigiese demostrar que la Administración que causó el daño procedió con negligencia, ni aquélla cuyo reconocimiento estuviera condicionado a probar que quien padeció el perjuicio actuó con prudencia.

¿Qué plazo tiene el ayuntamiento para responder? En caso de denegar la reclamación, ¿se puede recurrir? El ayuntamiento tiene un plazo de 6 meses para dar una contestación. Conviene no sólo aportar informes médicos sino además un informe pericial de un médico, a poder ser traumatólogo y especialista en Valoración del Daño Corporal, que valore el periodo de incapacitación y posibles secuelas e incapacidades permanentes. En este punto se ha recogido reiteradamente, de acuerdo con la jurisprudencia, que es conocido que a la hora de transitar por vías urbanas, ha de hacerse con un mínimo de cuidado, por la presencia de diversos obstáculos, elementos de mobiliario urbano o incluso irregularidades que pueden ser eludidos con ese mínimo de cuidado, por lo que la mera presencia de una irregularidad en la acera no siempre determina que surja un título de imputación contra la administración responsable.

En los términos y condiciones y con los medios señalados en el Pliego de Prescripciones Técnicas, en particular verificando el cumplimiento de los estándares de calidad y parámetros técnico- funcionales, realizando las inspecciones, evaluaciones y demás actuaciones previstas en la cláusula 4 del mencionado Pliego”. La legitimación activa con que actúa la perjudicada ha quedado acreditada mediante la documentación clínica aportada a su solicitud, al haber sufrido la fractura de nariz por la que reclama indemnización.

Por un lado, “los particulares tendrán derecho a ser indemnizados por las Administraciones Públicas correspondientes, de toda lesión que sufran en cualesquiera de sus bienes y derechos, siempre que la lesión sea consecuencia del funcionamiento normal o anormal de los servicios públicos” (artículo 139.1 LPAC). 512 del Código Civil— de la demandada al no mantenerla en buenas condiciones para el tránsito, y que aquella senda constituyó, en la ocasión, la cosa viciosa causante de la caída de la actora y de las consecuentes lesiones padecidas. Redacción del convenio regulador.